ULCERAS CRONICAS EN EXTREMIDADES INFERIORES

Con frecuencia en la consulta de cirugía aparecen pacientes con úlceras crónicas en las piernas. Es muy importante saber distinguir las que son debidas a isquemia (falta de riego arterial) de las que son debidas a insuficiencia venosa. También se dan las ulceras de decúbito en personas con poca movilidad o encamadas, que se producen no solo en la zona sacra sino también en los talones y en los tobillos. Estas escaras o úlceras aparecen cuando la piel y el tejido subcutaneo están muchas horas comprimidas por el apoyo con la cama o con otras zonas del cuerpo...La oxigenación de esos tejido queda comprometida y se mueren las células aplastadas  (se necrosa el tejido) produciéndose una zona negra que acaba siendo maloliente.

Aquí vamos a hablar de las úlceras varicosas principalmente. Las isquemias y los decúbitos los ve principalmente el cirujano vascular.

LA ULCERA VARICOSA

Pacientes con inflamación crónica de las piernas por dificultad en el retorno venoso, con varices y procesos de flebitis de repetición, por pequeños rasguños o golpes, o simplemente por roces, presentan heridas que no trerminan de curar y que les producen molestias importantes.

Nosotros hacemos un primer tratamiento de choque combinando la cura local con el tratamiento medicamentoso oral:

1.- Cura diaria con desinfectante, pomadas o gotas antibióticas y protección de la piel de alrededor. (Tomamos muestra para cultivo, para determinar el organismo que está infectando la úlcera). Procuramos también eliminar las costras y pieles muertas que presente la herida en el momento de la cura. Y realizamos vendaje compresivo suave.

2.- Tratamiento oral con favorecedores del retorno venoso (venotónicos) y tratamiento antibiótico. Si hay flebitis el tratamiento con heparina es muy importante

3.- En algunos casos aconsejamos unos primeros días de reposo relativo.

HAY VARIOS FACTORES IMPORTANTES  a tener en cuenta para la rápidez en la curación de la úlcera:

*La infección: Hay que intentar eliminar la infección que mantiene la cronicidad de la úlcera. Buscar con cultivos el organismo que está acantonado y actuar con antibiótico por vía local y general.

*El sobrepeso: Muchas veces las heridas no curan porque el retorno venoso está muy afectado por la presión abdominal. Perder 5-6-10 kg. puede ser de un gran alivio para mejorar  la insuficiencia venosa y por tanto la rápidez en la curación.

*El reposo: A veces unos días de reposo en cama con la píerna un poco elevada adelanta mas la curación que muchos días de curas. Aconsejo a mis pacientes que aunque hagan su vida normal busquen momentos de reposo de calidad: 3 o 4 veces al día durante 5-10 minutos echarse largo con la pierna en alto.

*La cura diaria: Es fundamental realizar la cura adecuada diariamente. Usando desinfectantes tipo clorexidina o betadine para limpiar, gotas antibióticas, alternar pomadas limpiantes y antibióticas y relizar el vendaje adecuado en cada caso. (El vendaje compresivo suele ser muy efectivo).  Hoy en día hay mucha oferta de parches para las curas de las ulceras. Nunca usar parches cerrados de varios días cuando hay infección, consultar a una persona con experiencia es muy importante.

*Injertos: Cuando la úlcera se ha cronificado de tal manera que no cura de ninguna manera hay que plantearse la posibilidad de acudir a un cirujano plástico para pedir valorar loa realización de un injerto.

  En la foto aparece una úlcera varicosa, ya epitelizada tras un largo tratamiento de varios meses. La mejoría se produjo después de eliminar la infección (se hicieron varios cultivos), y de realizar curas diarias durante muchos días con antiséptico tipo clorexidina y betadine, pomadas y gotas antibióticas, pomadas limpiadoras y protección de la herida con gasa y vendaje. Clave fue también la perdida de peso de la paciente y su constancia (La paciente no dejó su trabajo habitual durante todo el tratamiento).

 La foto es de una úlcera activa de un hombre con insuficiencia venosa crónica y un  eccema varicoso en el tobillo, de varios años de evolución. Ha llegado a estar curada del todo varias veces, pero las lesiones de rascado y los pequeños traumatismos producen enseguida heridas que se infectan y vuelven a ulcerar la piel. Habitualmente este paciente lleva media de compresión y toma venotónicos. Se pone mucha crema hidratante en la piel y llevamos un seguimiento estricto muy coordinados con enfermería. Con curas diarias y cultivos de repetición

               

Ulcera con mucho componente inflamatorio y un fondo de fibrina y de tejidos necrosados. Necesita cuidados diarios, antibióticos, pomadas limpiantes o desbridantes, vendaje compresivo y un seguimiento semanal por el especialista. El reposo en alto de la extremidad también será importante. El tratamiento para la insuficiencia venosa de base también hay que tenerlo en cuenta. La foto de la derecha muestra la misma ulcera practicamente curada unos meses mas tarde.